En la exposición Savia Roja parto del rojo como color de vida; la sangre y la savia como fluidos vitales, que conectan todos los seres vivos, animales (nosotros) y vegetales. Lo que quiero mostrar es la no diferencia entre un organismo y otro, entre la naturaleza humana y de las plantas; que somos parte de un todo continuo. En esta domesticación que el hombre impone a la naturaleza se establece una relación de dependencia en la que la naturaleza deviene muy vulnerable (si dejamos de regar una planta, esta muere, por ejemplo). Mi obra, pues, hace una observación a las condiciones que el hombre impone a la naturaleza, y querría incitar a la reflexión. La exposición consta de seis pinturas de gran formato, dos de flora salvaje de la cercanía de Ciudad de México y cuatro del crecimiento desde la germinación de una orquídea mexicana. La última pieza es una animación con sus respectivos 180 dibujos. Esta surge de la conversación que sostuve con un cilantro y un guisante, desde la germinacion hasta que dieron semilla de nuevo; las imagenes son el resultado de la inmersion cotidiana en el crecimiento de estas plantas, siguiendolas paso a paso.

"Savia Roja", Jardín Bótanico Histórico de Barcelona, 2012

22_l1130620.jpg
       
22_2012-09-12-201648.jpg
       
22_instalacion-3.jpg
       
22_img2530.jpg
       
22_img2531.jpg
       
22_img2528.jpg
       
22_img2524.jpg
       
22_2012-09-12-202837.jpg
       
22_img2523.jpg
       
22_chicharo.jpg